Cuando me vio llegar

Es complejo retirar del inconsciente las pruebas que la vida nos pone en el andar. Me ausenté por más de 6 meses de mi hogar y al volver encontré mi ropa por los suelos, cortada, rota. Las luces de las habitaciones quemadas, los suelos reventados. Al respirar se filtraba muerte, enfermedad, todo cambiado a mi hogar de música, de luz, de secretos contados en las paredes, en los suelos.

Imagen de Jon Tyson vía Unsplash

Nada tenía explicación, parecía un robo truncado, un asalto al tiempo y al espacio. Yo enfermé mucho tiempo y parecía que mi casa también.
Pasaron los días y nos reconocimos nuevamente: las sábanas me abrazaban y el sol de nuevo, me ayudaba a levantar. El polvo aún se veía en el espacio a través de los cristales de mis lentes, pero ese polvo ya era parte mí, de cuerpo, de mis mañanas, de mis noches…

Me di cuenta entonces que, como madre, mi casa me estuvo llamando, buscaba su hija perdida que se fue sin un adiós, sin explicación. Como hembra, me reclamaba y yo no respondía en ningún lugar. Comenzó a enfermar por mi ausencia y por fin lo comprendía.

Ni ella ni yo somos jóvenes para soportar con facilidad la distancia y el abandono. Apenas entendí con el corazón lo que había pasado y entonces encendí la música; poco a poco ella y yo fuimos arreglando nuestros errores y heridas. Encendí incienso, sahumé toda la casa, le pedí perdón por haberla dejado y expliqué que el destino me hizo una mala pasada.

Ahora entiendo que cuando me volvió a ver reaccionó como cualquier madre lo hubiera hecho: con desesperación que puede volverse violencia y luego amor cual hij@ pródig@.

Gracias, mamá (a ambas).

(Visitado 75 veces, 1 visitas hoy)

The following two tabs change content below.

Michelle Mabelle

Terapueta ancestral, amante de la magia y el esoterismo, feminista a muerte, aprendiendo a amar con libertad y madre en mis tiempos de ocio. Tan aleatoria como constante. Libre y de buenas costumbres. :. )0(

Últimas entradas de Michelle Mabelle (ver todo)

1 comentario

  • Anónimo

    Lindo Mishe y tal cual…. nuestra casa es nuestro nido…. ella nos da abrigo si en ella habitanos. Sino se vuelve fría como un sepulcro…. nada como volver a casa… o lo que es mejor… tener siempre a donde volver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Vega Pérez-Chirinos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad