Estás aquí: Inicio / Cine / Parece amor, pero sólo es drama: Estereotipos del cine lésbico

Parece amor, pero sólo es drama: Estereotipos del cine lésbico

Habitualmente, cuando se piensa en una relación homosexual, se tiende a considerarla mejor o peor que las heterosexuales, o en cualquier caso distinta a ellas. Esto ocurre, además de por los prejuicios homófobos aún extendidos en la sociedad, porque las personas hemos otorgado al hombre y a la mujer un rol en la pareja y en la vida, y nos negamos a deshacer esa asociación. Tenemos que comprender que no todas las mujeres son codependientes y frágiles emocionalmente, y no todas las personas codependientes y frágiles son mujeres (de igual forma, no todos los hombres son controladores y protectores, y no todas las personas de ese perfil son hombres).

Tradicionalmente, en la filmografía lésbica ha existido una predominancia clara del drama por encima de otros géneros, si bien ha habido honrosas excepciones (desde comedias románticas hasta películas de acción o históricas). Ya sea por la querencia de muchas lesbianas a meterse en relaciones tortuosas o por el deseo de los directores y guionistas de mostrarlas en pantalla, puede decirse que el cine lésbico es, mayoritariamente, famoso por sus bollodramas. El caso es que, si nos paramos a pensarlo, tiene todo el sentido del mundo porque ¿qué crea más y mejor drama que la dependencia psicológica y el extremismo emocional? Nada. Y ¿dónde hay de eso? Pues en la mujer, claro (pensarán los directores). Así que, ¿para qué voy a representar a una Bridget Jones enamorada, obsesionada y anulada completamente si puedo representar a dos y ponerlas a interactuar?

En 2001, Léa Pool nos trajo Lost and Delirious (más conocida en España como El último suspiro). En ella, Paulie y Tori son dos estudiantes de un internado de chicas que mantienen una relación a escondidas del resto. Una de ellas (Paulie) es valiente y no teme las consecuencias de que salga a la luz su romance; la otra (Tori), sin embargo, vive atemorizada por ello y decide cortar la relación cuando su hermana pequeña las descubre juntas en la cama una fría mañana. Hasta aquí, la historia podría parecerse a otras muchas que siguen la fórmula del “amor prohibido”. El drama viene cuando, tras verse abandonada, Paulie comete todo tipo de locuras autodestructivas para llamar la atención de Tori y del colegio entero. Al final, como no podía ser de otra forma, se suicida tirándose desde el tejado del edificio.

Esa misma lógica bollodramática siguió el director Pawel Pawlikowski cuando escribió la historia de Mona y Tamsin (My summer of love), dos jóvenes que, ante la perspectiva de pasar un aburrido verano en el campo, deciden liarse y prometerse amor eterno porque es mucho más divertido. Este planteamiento no tendría nada de especial si no fuera porque su relación está dominada por los celos de Mona y la ciclotimia de Tamsin. Esta, para alimentar los celos de su novia, decide liarse también con su hermano. Mona, tras averiguar esto, la intenta asesinar ahogándola en el río, pero Tamsin consigue huir y ahí termina la película. También hay que entender a Mona… ¿Quién no ha intentado matar a su ex después de que le ponga los cuernos?

Tal y como dictan los cánones, he reservado para el final el mejor exponente del drama lésbico que estos ojos míos han podido ver: Love and suicide. Creo que viendo el título no hará falta decir mucho más, pero no os voy a ahorrar el gusto. Esta película es de bajo presupuesto, no creo que llegase a estrenarse ni siquiera en DVD, así que las críticas al apartado técnico no han lugar. La historia es simple: Kaye es una adolescente de familia muy religiosa que se muda a una ciudad nueva. Allí conocerá a Emily, otra adolescente de carácter fuerte y con las ideas muy claras. Ninguna de las dos sabe aún que es lesbiana, pero lo descubrirán juntas. Evidentemente, la familia de Kaye no tardará en enterarse y ésta se verá obligada a cortar la relación y a iniciar una vida heterosexual “normal” que satisfaga a su familia y a la sociedad en la que vive. Emily intentará llamar su atención en repetidas ocasiones y, una vez se rinda, se suicidará. La escena del suicidio es la cosa más dolorosamente lamentable que he podido ver en una pantalla: una chica tirada en el suelo, llorando, rodeada de fotos de su ex destrozadas, con botellas de alcohol vacías aquí y allá y regocijándose en el momento del suicidio durante varios minutos. Lo lamentable no es el deseo de suicidio, ni pillarse una borrachera cuando tienes el corazón roto, ni romper a bocados las fotos de tu ex, ni desear que le pille un autobús. Lo lamentable es que lo juntes todo, hagas una película y pretendas venderme que eso es el amor entre dos mujeres (o el amor a secas). 

Para terminar, me gustaría recomendaros algunas películas que presentan historias de amor sanas entre mujeres, sin suicidios ni asesinatos ni órdenes de alejamiento. Por mencionar algunas: If walls could talk 2, Aimée & Jaguar , Desert hearts, Imagine me & you y I can’t think straight.

The following two tabs change content below.

boomer

Profesor de Lengua en secundaria en Junta de Andalucía
Soy amante de la literatura, las series y películas de terror y de adolescentes y me gano la vida de aquella manera dando clases de Lengua y Literatura a adolescentes, con lo cual en mi trabajo se unen dos de mis grandes pasiones. Me gusta lo serio, pero más si se toma con mucho humor.

3 comentarios

  • Vega Perez-Chirinos Churruca

    Algo que siempre me ha llamado mucho la atención sobre esto es que haya una categoría de "cine gay/lésbico" en el cine no pornográfico. Considerando que estamos hablando de cine romántico, ¿necesitamos una categoría adicional? Comedia/Drama, Romance, Adolescentes, Gay/Lésbico. Ajá. Eso creo que tiene relación con lo que comentas, que se trata de verlo como un drama. Podría entenderlo si transmitiera el proceso de salir del armario, por ejemplo (en el sentido en que puede ser algo que busque un determinado público, igual que el cine de adolescentes representa un determinado tipo de problemas), pero no cuando hablamos de personas que ya han asumido su sexualidad o que no esconden más o menos su relación de lo que lo harían si fuera una heterosexual (adolescentes, por ejemplo). Pero no, es "cine lésbico", y seguramente es una forma de decir "Romance. Drama. Pero muy, muy dramático, ¿eh?".
    Me ha encantado el post y me apunto las recomendaciones. Creo que hacen falta películas que transmitan más normalidad en torno a este tema. Le tenía mucha fe a La vida de Adéle pero la impresión general que me transmitió fue la de "las bisexuales son todas unas promiscuas descontroladas", además de aburrirme mortalmente.

  • boomer

    (Odio google y odio blogger. Acabo de escribir un pedazo de comentario y, cuando le doy a publicar y me logo en Google, desaparece. ¡Muerte a John Google!)

    Gracias por tu comentario, Vega. Para mí la etiqueta de "Cine homosexual" sirve para englobar aquellas películas que abiertamente muestran una relación tal, no porque está sea distinta a la heterosexual, sino porque el público gay ha estado siempre sediento y necesitado de una representación icónica . Si tú pensabas que ser lesbiana era malo pero veías a dos muchachas monas enamorarse y besarse, y luego a otras dos… Empezabas (empecé) a verlo algo normal. Además, por otra parte, es una forma de mostrar en pantalla la problemática asociada (desgraciadamente) a ser homo o bisexual.
    Dicho esto, una vez superada la adolescencia emocional (que algunos aún viven en ella con 40 años), ese tipo de cine deja de ser indispensable, porque tu vida ya empieza a molarte más que la que veías en las películas.
    Aun así, a pesar de todo lo dicho en el post, creo que la presencia homosexual en el cine está cambiando. Cada vez hay más plots o miniplots lésbicos en películas que no llevan esa etiqueta, y eso para mí es la mejor forma de normalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies